Albacete, 13 de enero de 2018.- La Junta de Comunidades, a través de su Consejería de Bienestar Social tiene la responsabilidad de garantizar tutela a los menores y jóvenes, que por diversas circunstancias sufren graves vulneraciones de sus derechos, y a los que ha sido preciso separar temporal o definitivamente de su familia biológica.

La Administración autonómica tiene tutelados a 263 menores en la provincia de Albacete, según se trasladó en la reunión que ha mantenido la directora provincial de Bienestar Social, Antonia Coloma con los coordinadores de las entidades y los responsables de cada uno de los hogares y viviendas, para hacer balance del ejercicio 2017.

Coloma también ha apuntado que del total de menores y jóvenes tutelados, 114 se encuentran en el programa de acogimiento residencial, gracias a los 11 hogares y el centro público “Arco Iris” de la ciudad de Albacete.

“Con estos programadas ofrecemos a los menores y jóvenes tutelados por la Administración un ambiente en el que reciba atención y cuidados, y que permita un desarrollo de su personalidad sin que pierda, si es posible, la relación con su familia”, ha afirmado la directora provincial de Bienestar Social.

En este encuentro, Coloma subrayó que “aportar protección, educación y estabilidad a estos niños y niñas tutelados, es el compromiso del Gobierno del presidente y de las entidades que colaboran con el programa de acogimiento residencial”.

La provincia de Albacete se dispone de 115 plazas residenciales puestos a disposición de aquellos menores que las necesiten en 11 hogares residenciales gestionados por las entidades sin ánimo de lucro: Accem, Bayco, Colabora, Mensajeros de la Paz y Pavonianos.

Todas ellas ponen a disposición de estos niños todos los recursos humanos y materiales de los que disponen (educadores, personal de servicios y/o de apoyo,…).

En esta reunión de trabajo, también se ha analizado el desarrollo de los programas de formación a los educadores y los técnicos de toda el área del programa de acogimiento residencial, sobre los criterios de adscripción de los menores a unos u otros hogares, y los proyectos y retos para el presente 2018.

Finalmente, la directora provincial de Bienestar Social, Antonia Coloma ha agradecido el esfuerzo de las Entidades pero, sobre todo, de los trabajadores de cada una de las ONGs y el de los empleados públicos, “gracias a este trabajo, compromiso, formación y voluntad es posible sacar adelante un programa de estas características”, ha aseverado.