Así lo ha entendido la Diputación conquense, ha dicho Prieto, para añadir que que en los últimos seis años ha llevado a cabo más de 80 actuaciones de rehabilitación en el patrimonio civil de la provincia con una inversión superior a los 12 millones de euros. Un claro compromiso por la rehabilitación del patrimonio como herramienta fundamental para dinamizar la economía local y provincial, así como para generar riqueza, empleo y oportunidades en torno al importante sector del turismo, ha informado la Diputación en nota de prensa.

Una apuesta de la Diputación conquense “en clara sintonía” con que ha declarado 2018 como el Año Europeo del Patrimonio Cultural con el objetivo de animar a más personas a descubrir y comprometerse con el patrimonio cultural europeo y a reforzar el sentimiento de pertenencia a un espacio europeo común; todo ello con el lema “Nuestro patrimonio: donde el pasado se encuentra con el futuro”.

Es por ello que la Diputación ha optado por llevar a Fitur una oferta turística de la provincia marcada por el patrimonio y en la que están representadas sus cuatro vertientes, que no son otras que el tangible, el intangible, el natural y el digital.

Así, tal y como ha subrayado Prieto, los visitantes del estand de Cuenca en Fitur podrán disfrutar de toda la información sobre el “vasto patrimonio tangible” de la provincia a través del variado material promocional, que se materializa en catorce rutas por toda la provincia, incluyendo la última incorporación de la Cuenca Bajo Tierra.

Un patrimonio tangible que, además, se escenificará este sábado en Fitur con la demostración, a cargo de , de los trabajos de extracción y preparación del lapis specularis, el , que desde Segóbriga se exportaba a todo el y cuyas minas se han convertido, en la actualidad, en un nuevo recurso turístico de nuestra provincia, gracias a la intervención de la Diputación que las ha hecho accesibles al público, como es el caso de la mina de La Mora Encantada, de Torrejoncillo del Rey; la de Cuevas de Sanabrio, en Saceda del Río; o la de Pozolacueva, en Torralba.

Pero si el legado tangible en la provincia “es digno de admirar”, no lo es menos, en su opinión, el intangible, del que también habrá varios ejemplos en Fitur. Tal es el caso de los Moros y Cristianos de de Abajo, que serán representados por miembros de la Hermandad del , la maderada de los gancheros de La Serranía conquense, por parte de la , o la Fiesta del Vítor de Horcajo de , que también se dará a conocer a través de su folclore y gastronomía.

El patrimonio natural conquense vendrá de la mano de la Mancomunidad Los Serranos y el Grupo de Acción Local Promoción y (Prodese) con la presentación de una ruta cicloturista por La Serranía Baja, que se suma a la extensa red de senderos de nuestra provincia, en cuyo acondicionamiento lleva trabajando en los últimos años la Diputación conquense en colaboración con la Federación de Deportes de Montaña de Castilla-La Mancha.

Y el patrimonio digital completará la oferta turística de nuestra provincia, puesto que desde la institución provincial se tiene muy clara la importancia de la aplicación de la tecnología al servicio del turismo, lo que ha materializado en dos aplicaciones para smartphone, como son y El de O’Kelly.

Una para facilitar al visitante la planificación de su visita a la provincia ofreciéndole catorce rutas por toda la geografía conquense y otra de realidad aumentada para posibilitar al usuario una experiencia inolvidable a la vez que conoce otra de las maravillas de la provincia, como son las pinturas rupestres de Villar de Humo; precisamente, cuando este año se cumple el veinte aniversario de su declaración como Patrimonio de la Humanidad dentro del rupestre levantino.

No obstante, en la oferta de Cuenca en Fitur también tienen su sitio los recursos turísticos “innovadores”, como por ejemplo, el municipio de con su Feria Internacional del Cómic, que este año cumple su octava edición, y su Ruta de Arte Urbano, considerada como la mejor del país; sin dejar a un lado, el turismo idiomático, que viene de la mano de la UCLM en Cuenca, con su Programa de Español para Extranjeros, ESPACU.

El colofón a esta “rica y variada” oferta turística viene de la mano de los artesanos, que un año más llevarán a cabo talleres en vivo en el estand, escenificando el peso específico y la importancia de la artesanía en la provincia de Cuenca. En esta ocasión, con el taller de forja artística de El Francés (Belmonte) y el taller artesano de mimbre (Villaconejos de Trabaque).