Al encuentro han asistido el presidente de Cooperativas, Ángel Villafranca, acompañado por el director de la organización, , y los integrantes del , , , ha informado Cooperativas en nota de prensa.

Villafranca ha destacado “la importancia que las cooperativas están teniendo y tendrán en el desarrollo económico y social de la región al crear riqueza, empleo u oportunidades a los jóvenes”, así como “trabajando en la incorporación y la visibilidad de la mujer en el mundo rural”.

Por su parte, Juan Miguel del Real ha subrayado unos datos que “avalan el peso” de estas empresas: “el 59% del valor de la comercialización de las bodegas de Castilla-La Mancha se comercializa a través de las cooperativas de la región y el 75% del volumen de producción de vinos y mostos se encuentra en nuestras cooperativas”.

Asimismo, las cooperativas agroalimentarias tienen el 60% de la producción de aceite de oliva de la región, comercializada a través de graneles y envasados, siendo la segunda Comunidad Autónoma productora de aceite de oliva, tras Andalucía.

Actualmente el tejido asociativo de la región está conformado por un total de 555 entidades asociativas agroalimentarias, de las que 433 cooperativas tienen una facturación superior a los 200.000 euros.

El número de socios cooperativistas en la región es de 161.962 personas, de las cuales el 23,9% son mujeres. Asimismo, las cooperativas han crecido en empleo estable y de calidad en el medio rural, pasando entre 2010 a 2018 a un tasa neta de creación de empleo del 18,4% pasando de 4.427 personas empleadas, a 5.242 en este periodo.

Sobre este 2019, han destacado una inestabilidad en los mercados, especialmente, en sectores estratégicos para la región como el vino, afectados por bajos precios tras la gran cosecha de la vendimia de 2018 y que ha parecido corregirse levemente en el arranque de la campaña 2019/2020, y para el aceite de oliva que viene arrastrando durante dos campañas consecutivas un escenario de precios a la baja y gran inestabilidad de los mercados. Todo ello en un entorno económico y político incierto.

Sin embargo, 2019 “sí ha sido un año muy fructífero” en cuanto a integración cooperativa se refiere, pues un total de 122 cooperativas de la región ya participan en alguna de las figuras de fomento de la integración cooperativa existentes a nivel nacional y autonómico.

PROYECTOS PARA 2020

En este año que comienza Cooperativas seguirá trabajando en el impulso de los procesos de concentración cooperativa, además, respecto a la PAC, en 2020 el trabajo se centrará en la participación en el diseño del Plan Estratégico Nacional de la nueva PAC, a través de la Consejería de Agricultura y de Cooperativas de España.

En el sector vitivinícola, será objetivo el desarrollo del Plan Estratégico del Sector Vitivinícola en Castilla-La Mancha y, en concreto, la participación de Cooperativas en la elaboración de la Ley de la Viña y el Vino. En el sector del aceite de oliva, se pretende impulsar una medida de apoyo al Olivar Tradicional en la nueva PAC, el seguimiento de la efectividad de la medida de almacenamiento y el impulso de un Plan Estratégico del Oliva en Castilla-La Mancha.

Respecto al sector hortofrutícola, se impulsará una participación activa en la gestión comercial por parte de las cooperativas de las producciones de frutos secos (almendra y pistacho) de los agricultores, el impulso de un plan de reestructuración y reconversión varietal de las plantaciones tradicionales de almendro, y el impulso de la creación de una figura de calidad para el cultivo del pistacho de Castilla-La Mancha.

Además, Cooperativas tiene como objetivo participar en el diseño de la nueva planificación hidrológica, además de su participación en la definición de la Ley del Agua de Castilla-La Mancha; continuar con la visibilidad de la mujer rural, con la celebración del II Foro de Mujeres Cooperativistas, el impulso del relevo generacional, con la celebración del IV Campus de Jóvenes Cooperativistas.