Según ha informado la organización agraria en nota de prensa, se concederán los permisos en aquellas zonas delimitadas por ADIF en las que se tiene constancia de la superpoblación de conejos con riesgos de daños para la infraestructura en instalaciones ferroviarias y daños a terceros. No obstante, Asaja podrá solicitar a ADIF que se amplíe la zonificación si registra nuevos puntos con presencia de la especie en la red ferroviaria de alta velocidad y convencional.

Los socios interesados deberán estar en posesión de la licencia vigente para el ejercicio de la caza con hurones, los cuales han de estar autorizados según las normas establecidas a los efectos por las autoridades en materia de caza, y en la modalidad prevista en dicho permiso, así como disponer del correspondiente seguro de responsabilidad civil.

Además, los socios autorizados a descastar irán acompañados durante todo el tiempo que dure la caza por un piloto de seguridad o encargado de trabajos habilitado por ADIF.

Por su parte, las Direcciones Provinciales de la Consejería de Agricultura, y deberán conceder a ADIF los permisos pertinentes para que tal actuación pueda desarrollarse, por lo que desde Asaja de Castilla-La Mancha han instado a la Consejería a que unifique los criterios de actuación en las cinco provincias y agilicen los trámites para que no se demoren los descastes solicitados.

Este proceso deriva como consecuencia de las prohibiciones o limitaciones al ejercicio de caza en las zonas de seguridad cinegéticas establecidas en zonas aledañas a la traza del ferrocarril por la normativa de caza autonómica, que establece en tres metros desde ambos lados del carril exterior.

Por último, la organización agraria ha puesto a disposición de sus socios un técnico en cada provincia para que realice las gestiones pertinentes y asesore en esta materia a los agricultores interesados.