Según ha informado Asaja en nota de prensa, en el fallo de la sentencia se indica que la “población de conejos tiene sus madrigueras en los taludes de la Línea de Alta Velocidad -Levante, que lindan con las fincas de los agricultores denunciantes” y condena a la Administración a indemnizarlos con una cantidad a la que hay que sumar los intereses legales desde la fecha de la reclamación administrativa. Además, el fallo establece que las costas procesales causadas como consecuencia de la tramitación del recurso se imponen a la Administración demandada. La sentencia es firme y contra ella no cabe recurso de apelación.

La organización agraria ha explicado que la sentencia da la razón a estos agricultores que, debido a los “gravísimos daños” que los conejos les habían ocasionado en su siembra de girasol, decidieron reclamar al propietario de la línea del AVE. “Después de un largo camino que comenzó hace casi tres años, la justicia les ha dado la razón y ya han recibido la indemnización fijada en el fallo de la sentencia”, ha continuado, comentando que los propietarios de estos terrenos se encuentran ahora a la espera de que se resuelva la reclamación que pusieron por los daños del año 2016 “y están preparando una nueva reclamación cuando, en la presente campaña, se repitan los daños”.

Los agricultores se han mostrado “satisfechos” aunque reconocían que “es un camino largo, difícil y en el que a veces te desanimas”. Asaja ha manifestado que “a pesar de las dificultades y de que en un principio ADIF rechazó su reclamación, los hermanos continuaron la vía judicial y llegaron hasta la , que ha sido la que ha dictado la sentencia favorable a sus intereses”.

Los denunciantes esperan que otros afectados sigan su mismo camino y de este modo hacer “una mayor presión” a ADIF para que no tengan que llegar a la vía judicial para defender sus intereses. “Que hagan algo porque hay miles de conejos en los taludes del AVE”, han señalado, recordando que vienen sufriendo daños de conejos desde 2012.

La asociación ha recordado que viene alertando “desde hace años” de “la gravísima situación que la plaga de conejos está provocando en numerosas zonas y de la provincia de Cuenca y del resto de Castilla-La Mancha”.

La organización agraria ha detallado que el viñedo, cereal, ajos, almendros, olivar y girasol son los cultivos que sufren los daños de los conejos “y no sólo en zonas cercanas a infraestructuras de comunicación si no en cualquier lugar donde encuentren posibilidad de construir sus madrigueras”.

Asaja Cuenca ha reclamado “en numerosas ocasiones” tanto al Gobierno central como regional que “se sienten de una vez por todas para estudiar medidas concretas y definitivas que acaben con la plaga de conejos y los daños en la agricultura”. “También es imprescindible la implicación de los cotos de caza para atajar el problema”, ha apostillado.