Bodega , con sólo siete años de existencia, afianza su posición en el mercado Asiático con un gran reconocimiento en la quinta edición del concurso SAKURA, un concurso de vinos en Japón sólo para mujeres. La selección de los reconocimientos es realizada exclusivamente por mujeres profesionales relacionadas directamente con la industria del vino y que este año ha sido publicitado bajo el eslogan “Discover perfect wines for radiant women” (“descubre vinos perfectos para mujeres brillantes”).

Este concurso tiene tres objetivos fundamentales: contribuir a la estimulación del mercado del vino en Japón, lograr hacer selecciones de vinos que mariden con la comida japonesa, y por último expandir y apoyar la presencia de las mujeres que trabajan en la industria del vino.

Corazón Loco Blanco, nuestro vino blanco joven insignia elaborado con las variedades de uva Sauvignon , ha sido uno de los galardonados en esta edición. Un vino de color amarillo pajizo con destellos verdosos y muy brillante que ha conquistado a las mujeres japonesas por su gran versatilidad para maridar con todo tipo de marisco fresco, pescados blancos y arroces. Finca Carril Valeria, un vino blanco elaborado con uvas de la variedad Chardonnay, fermentado y criado en barricas de roble francés durante cuatro meses ha sido el otro vino blanco reconocido con una medalla de oro. Un vino curiosamente con nombre de mujer en honor a la hija mayor del futbolista Andrés Iniesta.

Los otros dos vinos premiados son vinos de crianza muy diferentes. Corazón Loco Selección de la añada de 2013 con sus variedades Syrah, Petit Verdot, Tempranillo y Cabernet Sauvignon con una maceración prefermentativa después de su paso por el sistema “Boreal”, una de las tecnologías más innovadoras que se utilizan en para controlar el proceso de fermentación, también ha sabido cautivar los paladares de las japonesas.

Pero quizás la más grata sorpresa, pensando en un paladar femenino, es haber obtenido la cuarta medalla de oro en el vino de autor Finca el Carril Paolo Andrea de añada 2012. Este vino, que lleva el nombre del segundo de los hijos de Andrés Iniesta es un crianza monovarietal de uva Bobal, uva autóctona de la denominación de origen Manchuela, cuyo gran equilibrio entre acidez y taninos, así como la armonía adquirida durante su paso por barrica durante un año, proporcionan un sabor muy expresivo buen ejemplo de la rusticidad que tiene la uva Bobal.

Es muy gratificante haber obtenido estos galardones, seleccionados exclusivamente por mujeres vinculadas directamente con la industria del vino. Una muestra de que los vinos de Bodega Andrés Iniesta triunfan en el mercado nipón.