El diestro albaceteño Juan Luis Rodríguez compartía cartel con Enrique Ponce, Vicente Barrera, Rubén Marín y Paúl Abadía “Serranito” en el Festival taurino organizado en Povedilla por el ganadero Samuel Flores el pasado día 3 de octubre. Una tarde agradable en la que Rodríguez cortaba dos orejas y un rabo, y daba vuelta al ruedo arropado por el cariño del público.

Desde que tomara la alternativa el pasado 11 de septiembre junto a los diestros José Tomás y Vicente Barrera, en la Feria Taurina de Albacete, Juan Luis Rodríguez no había vuelto a torear. Por este motivo, su participación en el Festival de Povedilla ha sido para él una gran oportunidad para seguir demostrando su valía y buen hacer ante el toro.

En la entrevista concedida a La Cerca Televisión, el recién estrenado matador de toros recordaba el día de su alternativa con cierto sabor agridulce. En su opinión, el hecho de no haber conseguido ningún trofeo esa tarde al fallar con la espada, teniendo en cuenta el nivel del cartel y la calidad de los toros de la ganadería de “Las Ramblas”, “es una espina que llevaré clavada toda mi vida”.

Juan Luis Rodríguez señalaba los principales cambios que ha notado desde que es torero. “Llevo muy poco tiempo como matador de toros pero ahora la gente me trata de un modo distinto y mis decisiones las tomo con la misma seriedad pero midiendo más lo que digo, pensando como un hombre”.

Teniendo en cuenta que su alternativa vino motivada por la sustitución del convaleciente Miguel Ángel Perera, todos los planes de futuro que Rodríguez tenía previstos eran para novilladas, por lo que gestionar ahora corridas como matador de toros en América es más que complicado.