Carlos Flores, copropietario del Restaurante “Don Jamón”, señalaba los motivos que le llevaron a embarcarse en este nuevo proyecto de restauración. “Todo un éxito en Albacete desde el primer día”, añadía.

Con una plantila de más de 20 trabajadores, “Don Jamón” destaca por su ambiente taurino y sus productos de calidad. “La base son los embutidos, con jamones de diferentes tipos, queso, tapeo, así como variados platos principales donde las carnes y los pescados son los protagonistas, junto al plato del día”, añadía Carlos Flores. Un restaurante donde los comensales pueden deleitarse con una exquisita sopa de ajo, cocido madrileño, perdices o rabo de toro, entre otros.

“Don Jamón” presenta como novedad la incorporación de una tienda dentro del propio restaurante con productos de gran calidad, principalmente charcutería aunque también algún delicatessen.

“Don Jamón” ha participado recientemente en las Jornadas de la Tapa de Albacete con un solomillo de cerdo en escabeche con paté de perdiz y una gelatina de azafrán, con unos resultados gratamente satisfactorios.

En la finca el Villar ubicada en Villapalacios, la familia Flores cultiva unos olivos que dan como resultado un aceite de excelente calidad que previsiblemente será presentado en enero del próximo año, después de la puesta en marcha la embotelladora. Carlos Flores señalaba que forman parte de una sociedad limitada que está compuesta por 40 productores de la zona de aceite ecológico con participación de capital.

Por su parte, Tomás Honrubia, director comercial de Bodega Dehesa de Los Llanos, hacía referencia a la puesta en marcha, hace un año, de la bodega de la que extraen el vino que están comercializando a través de la marca Mazacruz.

La nueva bodega se encuentra en la Dehesa de Los Llanos (Albacete). Una finca agropecuaria con una extensión de 10.000 Hectáreas, con más de 300 años de historia, en donde se mantiene a la perfección un balance eco-sostenible.

La viña y bodega actuales han sido diseñadas siguiendo las técnicas más modernas y contando con la participación de reconocidos expertos de talla mundial como Richard Smart (Australia) o el español Ignacio de Miguel.

Tras intensivos y cuidadosos estudios de suelo y microclima se eligió una parcela de 50 Hectáreas como la más apropiada para el cultivo de las variedades mediterráneas que conforman estos grandes vinos. Cuando se consultaron planos originales del siglo XVIII se descubrió que entonces a esta parcela ya se le llamaba viña. Las variedades que se utilizan para la elaboración de esta gran vino son Sauvignon Blanc y Verdejo.

Según apuntaba Tomás Honrubia, “el objetivo es transformar las materias primas de calidad que existen en La Dehesa de Los Llanos en productos finales con el mismo nivel de calidad”. Un objetivo que, según apuntaba, “se está consiguiendo”, con un queso manchego de reconocido prestigio mundial, así como aceite de oliva virgen y el vino Mazacruz.

Un vino que, según señalaba, cuenta con una importante campaña de comercialización con el objetivo de posicionar esta marca en el mercado y conseguir que se hable del vino de la Dehesa de Los Llanos durante los próximos 300 años.