Además de conocer todo el artisteo del pueblo, también conversará con Anica, la inventora de las páginas amarillas dibujadas, o con las hermanas Cuevas, dos motillejanas que crearon un curioso lenguaje de símbolos.

El paisano también tendrá la oportunidad de conocer Motilleja de noche paseando con el carro de caballos de Kiko y Virgilio y de pescar en el río Júcar con Capi, un experto en la pesca de la trucha.

Al terminar sus 48 horas en este lugar de la Mancha el paisano recogerá todo lo vivido en un divertido monólogo en el que los motillejanos se convertirán en el público y los protagonistas del espectáculo.