Alberto Pozo

Novillo Colorao bociblanco y apretado de pitones del hierro de Lozano Hermanos el que abrió plaza. Alberto Pozo lo recibió muy bien con el capote, pegándole varias verónicas de recibo con gran plasticidad. Pozo estuvo muy voluntarioso con él, pero al novillo le faltó entrega y fijeza. Al novillero le faltó mandar en la lidia y tener reposo delante del animal, pero cabe esperar algo así de un chaval que ha toreado tan poco como Alberto en la temporada. Tras matarlo y recibir un aviso del palco, el público guardó silencio.

El cuarto de la tarde fue un novillo bueno y encastado embistiendo con el hocico por el suelo. Alberto le hizo un quite por Tafalleras muy ovacionado en los tendidos. La faena se la brindó a su cuadrilla y tras doblarse con él desde el tercio, se decidió ha torearlo en redondo. El novillo fue noble y con entrega al que Pozo aprovechó las nobles embestidas de su enemigo y logró unos muletazos de gran trazo y estética. Tras pinchazo y estocada con aviso, el público de Albacete lo premió con una oreja.

Sergio Felipe

El segundo de la tarde tuvo muy buena condición. Novillo del hierro de El Cortijillo con capa berrendo en negro, hondo y con cuajo empujando en un gran puyazo de muy buena ejecución. Sergio estuvo con mucho empaque y torería, propinándole muletazos de gran belleza y estética. El torero lo entendió muy bien por el derecho y por el izquierdo, toreando con verticalidad y transmitiendo en los tendidos. Terminó su faena con unas manoletinas y pedresina muy ovacionas. Paseó una oreja tras matarlo de estocada y dos descabellos.

El quinto de la tarde fue un novillo muy bien presentado del hierro de El Cortijillo. Fue un novillo algo más ligero de peso que sus hermanos de camada. Ha sido un animal noble, pero algo justito de fuerza. Sergio lo sometió de más, sin duda por las ganas de agradar y triunfar. Alargó mucho la faena, propinándole muletazos por ambos pitones con empaque y torería, pero a la hora de entrar a matar falló con los aceros. Estuvo muy voluntarioso y con ganas de triunfar. El público lo premió con una gran ovación.

Martín Escudero

El tercero en saltar a la arena albaceteña fue un novillo alto de agujas y con mucho trapío. En el primer encuentro con el caballo salió de naja, pero en el segundo encuentro con el caballo empujó debajo del peto y el picador le propinó un gran puyazo. El novillo fue de más a menos y en el último tercio entraba en la muleta con poca clase. Embestía en el engaño de Martín de uno en uno, haciendo hilo y con intenciones de enganchar al novillero. No terminó de rematar una serie en redondo y, tras el arrastre del novillo, el público guardó silencio para Escudero.

El que cerró plaza fue un novillo de El Cortijillo algo más cómodo de pitones que sus hermanos dentro de la buena presentación del encierro. Ha sido un novillo descastado y sin clase, teniendo que torearlo a media altura. Martín Escudero no ha tenido suerte con su lote y, tras estar muy voluntarioso y predispuesto probándolo por ambos pitones, el novillo no le ha dejado ninguna opción de triunfo. Tras el arrastre del último de la tarde, el público albaceteño guarda silencio para Martín Escudero.