En nota de prensa, la Benemérita ha informado de que el proyectil fue localizado por el propietario de un terreno rural de Pozo Lorente mientras realizaba tareas agrícolas, y los cohetes granífugos por el dueño de una finca rústica de Corral Rubio, cuando realizaba unas tareas de limpieza.

Las personas que localizaron estos materiales explosivos, comunicaron sus hallazgos a la Benemérita, sin manipularlos en ningún momento.Desde la Comandancia de la Guardia Civil de Albacete se pasó aviso al Grupo de Desactivación de Explosivos de la Guardia Civil (GEDEX) de la Comandancia de , desplazándose dos de sus especialistas hasta los lugares donde habían sido localizados los explosivos.

Las explosiones controladas de los materiales explosivos, realizadas por los TEDAX de la Guardia Civil, se realizaron en terrenos apropiados para tal fin, utilizando para ello cargas controladas especiales al objeto de minimizar el impacto medioambiental.

Tanto el proyectil como los cohetes antigranizo, estos últimos con más de 40 años de antigüedad y de apariencia exterior inofensiva, son altamente peligrosos por su composición interior, disponiendo de una carga explosiva generalmente muy inestable a cualquier tipo de manipulación.