Durante el acto de colocación de la primera piedra del nuevo (Albacete), García-Page ha acusado al independentismo de querer “más privilegios, más derechos, mejor sanidad y educación”.

Relacionándolo con el plano regional, ha recordado a los profesionales sanitarios, independientemente de si hablan “inglés, rumano o catalán”, que pueden acceder a las plazas sanitarias porque en Castilla-La Mancha se está ampliando la red con el objetivo de ser “los mejores médicos”, ha informado la Junta en nota de prensa.

Además, García-Page ha argumentado que “si mañana un ciudadano tiene que ser tratado en un hospital catalán, se les debe hablar en castellano, porque no se trataría con justicia ni igualdad a un ciudadano que paga su sueldo con sus impuestos”.

Por otro lado, ha vuelto a criticar los insultos “y comentarios racistas” vertidos por el nuevo presidente de la Generalitat, , a todos los españoles, una actitud —ha garantizado— “que no acepto por parte de nadie”.