Comienza Llanos Martínez, vicepresidenta de la en Elche de la Sierra explicándonos, instantes después de la presentación oficial de la oferta turística del municipio en la XXXIV edición de FITUR que “las sensaciones han sido buenas” durante ese importante momento en el que, junto a otros protagonistas (como el propio alcalde de Elche de la Sierra, Asensio Moreno), se han encargado de dar buena cuenta de los encantos de la localidad centrándose, sobre todo, en una de su mayores señas de identidad: las Alfombras de Serrín que, cada año por el Corpus (y desde hace ya 50) tiñen de colores y de arte las principales calles y plazas del municipio.

Llanos es muy consciente de que “FITUR es el mejor escaparate a nivel turístico internacional que tenemos en España”, por eso incide en lo importante que es el hecho de que Elche de la Sierra esté presente para, especialmente, “intentar promocionar el 50º aniversario de nuestras Alfombras de Serrín del que, este año, es el 21 y 22 de junio”, explica.

Asensio Moreno confiesa que, ir a un escenario como la Feria Internacional de Turismo a representar a su municipio “es un orgullo y, a la vez, una responsabilidad porque nosotros hemos venido representando a todo el pueblo y, a todo el pueblo, le gustaría estar aquí diciendo lo que decimos nosotros de nuestras Alfombras y de muchas cosas más”.

Interés Turístico Nacional

Aprovechar un foro como este para que Elche de la Sierra promocione una tradición que cumple 50 años es especialmente significativo en esta edición porque, tal y como explica el primer edil, “estamos a punto de obtener el reconocimiento de Interés Turístico Nacional, y eso es algo por lo que todo el pueblo ha luchado y trabajado muchísimo”, subraya.

Añade, en este sentido, Llanos Martínez que, “para un pueblo como Elche de la Sierra, de 4.000 habitantes, iniciar la tradición, conseguir mantenerla durante estos 50 años e ir haciendo que evolucione año a año (porque son muchas las innovaciones que se van introduciendo), es algo muy importante”.

Para los vecinos de Elche de la Sierra, “ser alfombrista es un orgullo”. Lo afirma la vicepresidenta de la . “Allí son todos alfombristas -apostilla el alcalde-; también son taurinos (respecto a nuestros también famosos encierros) y tenemos unas tradiciones que hay que apoyar”, señala.

Bien de Interés Cultural

Nos explica Llanos Martínez que, otra cuestión importante, radica en la petición lanzada el año pasado con el objetivo de lograr, para el Corpus Christi de Elche de la Sierra, la Declaración como Bien de Interés Cultural: “El Corpus Christi de Castilla-la Mancha ya lo es, pero nosotros queríamos y necesitábamos un reconocimiento especial para las Alfombras ya que, dentro de lo que es la tradición del Corpus, nosotros tenemos esa otra distinta que es la de las Alfombra de Serrín”, explica.

Llanos se remonta hasta los inicios de esa seña de identidad para Elche de la Sierra y relata que “tiene sus inicios, su origen y su evolución en nuestro pueblo, y creemos que ése sería otro reconocimiento más a la labor de nuestros alfombristas anónimos que, a lo largo de estos 50 años, han conseguido que sea lo que hoy es”, afirma con orgullo.

Una tradición evolucionada

Las primeras alfombras (de 1964) eran de viruta, tal y como explica Llanos Martínez, quien prosigue relatando que “en el año 1967, los hermanos Galera y , utilizaron por primera vez serrín para hacer las Alfombras algo que, de manera genérica, introdujeron todas las peñas en 1971. En los años 80 hubo una gran evolución en colores y, en los 90, otra muy destacada en lo que es todo el sistema de moldes que se utilizan para confeccionarlas (aunque las imágenes van a mano)”.

Ese sistema de moldes es “muy complejo y muy perfeccionado” y, sobre ellos, “cada peña guarda su secreto). Así, tal y como asegura Llanos, “sólo con ver la Alfombra, podemos saber qué peña la ha hecho porque, cada una de ellas, tiene un estilo, unos colores, utiliza materiales distintos… y todo eso las hace muy representativas”, añade. La vicepresidenta de la Asociación de Amigos de las Alfombras de Serrín del Corpus de Elche de la Sierra asegura que “cada visitante que se acerque a disfrutar de ellas, se va a encontrar con 30 Alfombras (27 de calle y 3 Plazas) muy distintas entre sí (en técnicas, en colores, en materiales… que hacen que no tenga nada que ver una Alfombra con otra)”, comenta.

Como no podía ser menos, también los niños participan activamente de esta tradición en Elche de la Sierra: “Ellos también realizan su tipo de Alfombra -explica Llanos- para empezar a trabajar y a tener contacto con el serrín… y todo tiene su gracia y su belleza”, dice.

Una noche “mágica”

La mirada le brilla a Asensio Moreno cuando habla de su Elche de la Sierra y, cómo no, de sus Alfombras de Serrín. Él también forma parte de los alfombristas y, muy probablemente, tal condición tenga que ver mucho (a nivel de emociones y orgullo) con ese brillo que desprenden sus ojos mientras nos habla de todo esto.

“La noche en la que se confeccionan las Alfombras es una noche especial, una noche mágica”, afirma. Es la plasmación viva de “todo un pueblo unido trabajando por esta ilusión del reconocimiento de Interés Turístico Nacional que, cuando se consiga, nos hará felices a todos”.

Al hilo de estas palabras, Llanos Martínez nos confiesa que “durante esa noche, no hay ganas de que se haga de día, porque eso significa que nos queda poco tiempo para acabar”. Durante esas horas, son innumerables las anécdotas que van surgiendo mientras los alfombristas se afanan en su quehacer: “La noche es muy larga, pero se hace muy corta”, añade la vicepresidenta de la Asociación de Amigos de las Alfombras de Serrín del Corpus de Elche de la Sierra.

En el documental que también ha quedado presentado en la XXXIV edición de FITUR, uno de los alfombristas relata que las calles se hacen muy largas. Pero además, se tornan especialmente hermosas conforme llega el amanecer.

Concluye el alcalde reiterando que le enorgullece mucho todo lo que significa estar en un escenario como ese, y animando “a todos los elcheños a que sigan trabajando porque, entre todos, levantaremos un poquillo más nuestro pueblo ya que, esa Declaración de Interés Turístico Nacional, ha de ser un impulso para nuestro bienes comunes (que, en definitiva, son las Alfombras, los encierros y, en conjunto, traer gente a nuestro pueblo)”, sentencia.