Además, se da la circunstancia de que ambos se encontraban inhabilitados para la práctica de la caza en Castilla-La Mancha por tener numerosos expedientes sancionadores por infracciones de la ley que regula el ejercicio de la caza, tal y como ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

La Guardia Civil, como medida cautelar, decomisó los tres perros utilizados para la caza, que fueron entregados en una sociedad protectora de animales.