La investigación se inició el pasado mes de octubre, cuando afectados por los presuntos engaños, entre ellos una asociación que lo contrató para su caseta de la feria, denunciaron que había desaparecido sin afrontar las obligaciones económicas, según ha informado la Policía en nota de prensa.

El denunciado ha estado esquivando las reclamaciones de los posibles estafados, además hizo pagos utilizando un cheque sin fondos.

El “comportamiento desleal”, a tenor de las gestiones policiales, fue premeditado, ya que su empresa mercantil se constituyó un mes antes de iniciarse la feria, modo de aparentar solvencia e infundir confianza.

Solamente a la asociación que lo contrató para atender la repostería de una caseta de feria dejó de pagarle 12.450 euros. En este sentido, los impagos a proveedores suman cifras similares.

Una vez localizado, la Policía lo ha detenido por estar pendiente de una reclamación judicial y las estafas investigadas y ha sido puesto a disposición judicial.