Así lo ha hecho saber Ródenas tras la reunión del de la Demarcación que ha tenido lugar este jueves para informar sobre la revisión del Plan de Sequía, un documento que ya se presentó al a final de año. Desde entonces, se ha cumplido el plazo de alegaciones y de consulta pública, por lo que ahora se procederá a su elevación al , Alimentación y para que proceda a su aprobación.

Cabe recordar que en el Consejo del Agua participan, además del Estado, los usuarios (regantes, abastecimiento e hidroeléctricas); los gobiernos autonómicos de la Región de , Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y la Junta de Andalucía; y los ayuntamientos.

NUEVO PLAN ESPECIAL DE SEQUÍA

Este Consejo ha sido informado sobre el nuevo plan especial de sequía, que recoge las experiencias acumuladas desde la aprobación del anterior plan, en 2017, con el fin de “intentar mejorar la respuesta” frente a esta situación. Ródenas ha reconocido que es una norma muy técnica y que recoge, sobre todo, indicadores para tener una mejor previsión.

Ha destacado que, probablemente, la cuestión técnica más importante que recoge el nuevo plan es la distinción entre el escenario de escasez y el de sequía. “Son conceptos distintos”, según Ródenas, quien ha señalado que escasez consiste en que “nos falta agua” y la sequía es “un fenómeno natural” generado por la falta de lluvia. Se trata, añade, de “precisar los indicadores técnicos” para “dar una mejor respuesta”.

El Plan es un documento técnico para “actuar mejor y rápidamente” que establece, por ejemplo, caudales ecológicos según los indicadores y también establece cómo movilizar el Real Decreto que hay que llevar al consejo de Ministros cuando se detecta una situación de sequía.

BALANCE DE LA CUENCA

El presidente de la CHS ha señalado que los recursos propios de la cuenca del Segura bajaron un 17 por ciento durante el año 2017, y los recursos de desalación “se han mantenido más o menos igual”, mientras que los recursos de reutilización de aguas residuales han bajado “un poquito” porque “en sequía han bajado los consumos”.

Sin embargo, ha destacado que lo “más determinante” han sido las aguas procedentes del exterior, fundamentalmente, del trasvase Tajo-Segura y del Negratín, que han bajado un 46 por ciento.

Este descenso, en un balance global, hace que el déficit coyuntural por sequía está en torno a los 250 hectómetros cúbicos adicionales al déficit medio estructural de la cuenca del Segura, que se sitúa en torno a los 400 millones de metros cúbicos.

Ha subrayado que este déficit de 250 millones de metros cúbicos “ha mejorado por las medidas extraordinarias de sequía, que consisten en recursos extraordinarios procedentes de los sondeos públicos y medidas extraordinarias de desalación que se han aportado al sistema” y que han supuesto unos 108 millones de metros cúbicos durante el año. Por otro lado, la CHS ha registrado también un aumento de 50 hectómetros cúbicos respecto a la media a través de las extracciones de aguas subterráneas de los acuíferos de aguas, fundamentalmente privadas.

En definitiva y como resumen del año 2017, Ródenas ha señalado que al déficit estructural de 400 hectómetros cúbicos se añaden unos 100 hectómetros cúbicos más.

BAJA EL TERRENO DE REGADÍO

Por otro lado, Ródenas ha señalado que el terreno de regadío ha bajado en el año 2017 desde las 262.000 hectáreas hasta las 232.000 hectáreas, según los datos de seguimiento aéreo. Además, Ródenas ha precisado que en el año 2017 se ha aprobado una reserva natural fluvial especial en el río Chícamo.

Al ser preguntado por las expectativas del presente año hidrológico, Ródenas ha reconocido que ha habido un cambio “importante” en el Tajo. Así pues, la CHS tenía en febrero una previsión “catastrófica” de la situación, pero en el mes pasado hubo una aportación de 38 hectómetros cúbicos y, en este momento, las reservas del Tajo “van mejorando”.

En este momento, ha señalado que las aportaciones y las entradas de agua en cabecera se sitúan en 50 metros cúbicos por segundo, lo que es “importante”. El presidente de la CHS espera que la sequía no va a durar “una eternidad” porque se cumple el cuarto año y “la historia nos dice que las sequías se acaban y que luego vuelve la normalidad”. No obstante, ha destacado que seguimos en situación de sequía hasta el 30 de septiembre

LOS MUNICIPIOS MANTIENEN SU CONSUMO

Por su parte, el presidente de la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, , ha reconocido que había “mucha presión” con la producción de aguas de las desaladoras. Ha explicado que sigue funcionando la planta de a plena producción, un poquito menos , y la Mancomunidad está demandando ” menos agua de las desaladoras de la Sociedad Estatal”.

Ha señalado que hay un escenario de “cierta normalidad” y cree previsible que continúe así durante los próximos meses, de forma que no contemplan posibles restricciones. Gallardo ha señalado que los municipios mantienen su consumo “prácticamente como el año pasado”, aunque hay “ciertas fluctuaciones de unos meses a otros” dependiendo de las lluvias.

“Es muy difícil lo que se les pide a los ayuntamientos, que también han hecho un esfuerzo importante durante los últimos años, evitando pérdidas en su abastecimiento”, según Gallardo. En cuanto al consumo por comunidades, ha indicado que la Región de Murcia está haciendo un “esfuerzo importante” en cuanto a ahorro del agua, pero no ha sabido explicar la situación en otras comunidades. “Probablemente no tienen la misma presión que tenemos aquí de necesidad de agua”, ha concluido.