El venezolano, con un lote propicio, ha cortado tres orejas en la sexta de abono de la Feria de Albacete, con una oreja de Carretero.

No podemos hablar de una gran novillada, todo ha tenido matices, sin embargo, los tres primero novillos lidiados en la segunda de las novilladas del abono, ha tenido posibilidades, junto con el cuarto, pero los dos últimos tampoco se lo pusieron fácil a los aprendices de figuras del toreo.

Se han lidiado seis novillos de , bien presentados y de variado juego, con menos opciones los lidiados en quinto y sexto lugar, para Jesús Enrique “Colombo”, y . Se ha cubierto el aforo en la mitad, en tarde de agradable temperatura.

Es curioso, que en la novillada de “las figuras”, hubiese menos gente que en la de “los locales”, además con la semana ya metida en faena, por lo que la empresa debe revisar sus previsiones para ver que novilleros interesan más. Los de Albacete está claro que meten más gente en estos festejos menores a los que obliga el pliego, además con un encierro más parejo que el del lunes y por supuesto, más “bonito”.

El claro triunfador fue el venezolano Jesús Enrique “Colombo”, un novillero que ya está para empresas de mayor envergadura, resultando muy sobrado a pesar de ser cogido hasta en dos ocasiones por su segundo enemigo, que le ha ocasionado una cornada interna de la que ha sido operado en la plaza de toros por el equipo médico. Eso le impidió disfrutar de la salida por la puerta grande de nuestro Centenario coso, pero en su haber están las tres orejas que consiguió, una en el primero tras una faena entonada que remató con una estocada. El cuarto, más encastado, lo cuajó ya de salida con el capote, enjaretándole verónicas con la mano muy baja, que tras brindar al Pimpi, toreó sin quitarle la muleta de la cara, ligando las series con temple, y transmisión, lo que se dice de verdad torear en redondo. Fue cogido cuando se adornaba con bernadinas y tras una estocada y descabello, cortó las dos orejas de “urbano”. Una Puerta Grande que no llegó a realizar por estar en la enfermería.

Diego Carretero dejó buena impresión en el primero de su lote, un ejemplar con el que toreó con la mano muy baja, mandándole mucho y llevándolo entregado y largo, pudiéndole con solvencia a la encastada embestida. Lo mató de una estocada casi entera y paseó una oreja. El quinto ya no tuvo la misma condición. Lo recibió con una larga cambiada de rodillas en el tercio, pero el animal llegó a la muleta con poca clase, lo que impidió la conjunción de la faena. Una media estocada agarrada más dos descabellos, dejaron el premio en una ovación.

Marcos Pérez es un torero atípico, ya que no es hijo de la necesidad, aunque si del mundo del toro, hijo del empresario de Cuenca e Illescas, y nieto del ganadero . El primero de su lote le permitió hacer las cosas con corrección, aunque faltó transmisión, por lo que tras una estocada caída escuchó una ovación. El sexto apenas le dio opciones, pues ya de salida embistió de forma bruta, con el pecho, llegando a la muleta con poca clase, con la cara por arriba. Igualmente estuvo correcto y tras tres pinchazos y estocada caída se silenció su trasteo.

Hay que decir, que en la última corrida del abono, la del día 17, los toros de lucirán divisa negra, detalle que el ganadero ha querido tener en homenaje al maestro , renunciando a sus colores para recordar al inolvidable torero de Albacete. Todo un detalle.

PARTE MÉDICO “COLOMBO”

Según el parte médico del doctor , “Colombo” sufre “una cornada envainada en la cara antero-lateral de la pierna derecha en su tercio proximal. Es intervenido, encontrando hematoma subcutáneo, rotura de la fascia muscular y desgarro de la musculatura peronea. Le impide continuar la lidia. Se traslada a Clínica Santa Cristina de Albacete. Pronóstico leve”.

Fuente: - Cronista taurino