Andy Cartagena

El primero de la tarde ha sido un toro de Dª. , astado con transmisión y obedeciendo las llamadas del jinete. Ha colocado varios pares de banderillas con la estrella de su estraordinaria cuadra llamado “Pericalvo”. Se ha metido al público albaceteño en el bolsillo al colocar varios pares al quiebro con una ejecución impecable. A la hora de entrar a matar, lo ha hecho de un pinchazo y rejonazo entero. El público lo ha premiado con una oreja de su primer toro.

En el cuarto toro de la tarde vino la polémica de la corrida al negarle injustamente y sin sentido la segunda oreja del toro. Andy lo recibió con ganas de abrir la puerta grande de y el toro le ayudó por su manera de embestir y llegar a la grupa de sus caballos. Le hizo una gran faena en los diferentes tercios con los hermosos caballos de su cuadra pero, tras la petición unánime de toda la plaza para que le concediesen la segunda oreja, el presidente se negó y no quiso concedérsela. De esta forma le obligó el público albaceteño a dar tres vueltas al ruedo.

Sergio Galán

de la tarde fue un toro algo parado y con falta de transmisión. Sergio Galán estuvo bien con él, pero a la faena le faltó emoción para que llegase a calar en los tendidos. Realizó unas llegadas y unos quiebros con “Vidrié” muy ajustados y de gran estética. Remató su faena de un pinchazo, rejonazo y un descabello desde la arena. Tras una leve petición del público, lo han premiado con ovación.

El quinto de la tarde ha sido el mejor toro de la corrida. Le ha realizado quiebros en terrenos muy cortos llegando a la cara del toro con emoción y torería. Gran cuadra también la del rejoneador madrileño; ha colocado pares a dos manos que ha hecho que los tendidos se vinieran boca a bajo. Ha terminado su faena con un gran rejonazo en todo lo alto que ha hecho que el toro rodara sin puntilla. Tras una gran petición en los tendidos, el presidente lo premia con las dos orejas de su enemigo.

Diego Ventura

El tercero de la tarde saltó al ruedo albaceteño con entrega y llegando a la cabalgadura de Ventura. El rejoneador portugues ha brillado con su caballo de capa baya llamado “Oro”. El público ha enloquecido diciendo olés tras los movimiento y los quiebros que Diego le ha realizado al primero de su lote. De no haber fallado con los aceros y haber tardado tanto el toro en doblar, lo hubiesen premiado con las orejas del toro. Tras leve petición en los tendidos, lo premian con una ovación saludando desde el tercio.

El que cerró plaza ha sido un toro algo más parado que los hermanos de camada de esta tarde. Ventura ha logrado una gran actuación a lomos de “Milagro” y “Morante”, caballos de raza lusitana de gran belleza y mobilidad. Ha colocado pares al quiebro y al violín, pero al final de su faena el toro se ha caído. Lo mata de medio rejón y el público lo ha premiado con una oreja que ha paseado por el albero albaceteño.