Amaneció gris el día de la despedida de Albacete a su . De vez en cuando la vida nos regala personas especiales, personas únicas, personas a las que es imposible decirles ‘adiós’ porque su huella es tan profunda en tantas cosas… que jamás dejan de acompañarnos.

Una de esas personas era Dámaso González el afable, Dámaso González el sencillo, Dámaso González el Maestro, Dámaso González el querido por todos… siempre, Dámaso González: el torero, el albaceteño, el padre.

“Hay que seguir, y el apoyo vuestro y de todo el mundo está dando a mi familia las fuerzas cuando uno se siente que no las tiene… Gracias a todos y, de verdad, cuidaros mucho, cuidar lo que más queréis porque es lo único que tenemos en la vida, lo demás… no importa” decía casi desgarrada por la pena Sonia, una de sus hijas, a su llegada a la Plaza de Toros.

No hay flores en el mundo ni lágrimas capaces de calmar pérdidas tan profundas de esos que calan tan hondo que jamás se olvidan; todos, compañeros y paisanos de todas las edades, le han acompañado en este ‘hasta luego’.

El patio de caballos de la Plaza de Toros de Albacete ha servido de antesala a la capilla en la que los restos mortales del Maestro han podido recibir a quienes han querido llevarle su cariño y su respeto, plasmado también en forma de mensajes en el libro de condolencias que se ha dispuesto para recoger un afecto inabarcable.

‘El Gran Dámaso González’ ha sonado en la última vuelta el ruedo y Puerta Grande del Maestro

A hombros de los suyos, el féretro con sus restos mortales ha iniciado el último paseíllo de Dámaso González en ‘su Plaza’, casi centenaria, que espera el que nadie hubiéramos pensado que sería el ‘cumpleaños’ más triste de su vida.

Y Albacete se ha volcado en la última vuelta al ruedo del Maestro, cubierto por su capote de paseo con la imagen de la Virgen de Los Llanos, elevado al cielo por sus compañeros y familiares, rotos en el merecido homenaje, mientras la Unión Musical Ciudad de Albacete hacía sonar el pasodoble ‘El Gran Dámaso González’ que le compuso Antonio Cuevas Castillo.

Y su última ‘Puerta Grande’, ésa que nadie hubiéramos querido así y mucho menos ahora, ha sido rotunda. A hombros ha seguido todo el camino hasta la , su Albacete, donde la emoción ha sido tan intensa, que hasta llegaba a doler, cuando a gritos de ‘torero’ su féretro se ha adentrado en el templo que ha acogido una impresionante y multitudinaria misa funeral.

Versos, flores, cantos, vivas y llantos, y ya el sol, han despedido al Maestro inolvidable; al que deja esta ciudad un poco más huérfana; al eterno albaceteño al que será imposible jamás decirle ‘adiós’.

Emocionados recuerdos sobre el Maestro

Enrique Ponce (torero): “No puedo decir mas que palabras bonitas del Maestro porque aparte, de haberle tratado personalmente en casi una relación familiar, lo quería muchísimo y él a mí y siempre ha sido un referente en mí como torero y como persona. Si como torero fue grande y fue de esos toreros que son ‘toreros de toreros’, como persona no encuentro las palabras para poder medir su bondad, su grandeza, su humildad, su generosidad, y lo demostró siempre; la verdad es que estoy como aturdido porque todo ha sido muy rápido… Hoy ha tenido la despedida que se merecía, con Albacete entera aclamándole porque ha sido su torero y su orgullo; Dámaso ha sido torero de toda España, de todo el mundo donde ha ido, en América lo adoraban, pero es el orgullo de Albacete; no entiendes nombrar Albacete y que no se te venga a la memoria Dámaso González”.

Miguel Ángel Perera (torero): “El pueblo de Albacete aquí y todos los que han venido de fuera de Albacete dan muestras de la calidad de persona que era; yo lo tuve mucho tiempo como espejo pero he tenido la suerte que, por vínculos familiares, he tenido el privilegio de compartir muchas vivencias con él, muchas conversaciones, muchas anécdotas… y la verdad es que era un ser y una persona fuera de lo normal. Además, para el torero, creo personalmente que ha sido la primera pieza para hacer muchísimas de las cosas que se le hacen al toro hoy en día; el Maestro Dámaso fue el antecesor a lo que después hizo también Paco Ojeda y actualmente se le hacen muchas cosas a los toros que vienen todas de lo que él fue capaz de hacer, él fue el primero en abrir esos caminos, de ponerse en esos terrenos”.

Antón Cortés (torero): “Ha sido una de las bases del toreo actual y la verdad es que un torero al que vamos a recordar toda la vida porque fue el que acercó el toreo a la época moderna y ha sido un pilar fundamental; como persona, he tenido la suerte de conocerlo desde niño y bueno… la persona superaba al torero, y eso ya es muy complicado. Era una persona grande, tenía un corazón enorme, no he visto alguien más humilde en toda mi vida, y eso aún te llenaba más y te hacía acercarte mucho más a él”.

Antonio Rojas (torero): “Hemos estado toda la vida juntos, en el campo… Era muy buena gente, tenía mucha afición, no se cansaba nunca, quería ser torero de verdad. Dámaso ha hecho muchas cosas por el toreo, revolucionó mucho por la distancia que él cogía, toreaba tan despacio y cerca del toro… eso lo hizo él antes que Ojeda”.

’El Soro’ (torero): “Era un gran hombre, un gran padre, un gran torero… para mí ha sido ‘El Santo Grial’ del toreo, Dámaso González. Era un ser humano especial que marcaba una diferencia en todos los sentidos; era un genio, un hombre bueno, muy bueno”.

(torero): “A todo el que lo ha conocido le marcaba, como torero pero, sobre todo, como persona; como torero era muy grande pero, cuando luego lo conocías, si ya lo tenías ‘en un pedestal’… aún se ponía mucho más; era un gran ser humano, un ejemplo en todo; desde luego era ‘el rey del temple’ y en el toreo tenía un poder (sobre todo con la mano derecha) impresionante… pero ese temple va a quedar en el recuerdo, siempre estará en el aire ahí presente”.

(torero): “Ese temple de él descubrió un sitio que no se había pisado antes y la verdad es que es un ejemplo, una figura del toreo de la que todos hemos aprendido; pero sobre todo yo me quedo con la calidad humana y el cariño que ha mostrado a cada uno que hemos querido ser torero, cómo nos ha ayudado y el cariño que nos ha transmitido”.

Laurent Pallatier ‘Loren’ (pintor): “Yo de niño quise ser torero gracias a Palomo, a Manzanares y a Dámaso; fue la generación que está desapareciendo ahora mismo y para mí es una pena inmensa; el Maestro Dámaso era un espejo, desde luego, yo lo quería muchísimo. Lo que más recordaré de él será su simpatía y la forma que dejó que se acercase a él alguien que en ese momento era sólo un niño (y extranjero, además); en cierta forma gracias a él me he quedado en España y he querido ser torero”.

(periodista): “Es una persona queridísima aquí en Albacete; creo que es seguramente la persona más querida de la ciudad, la más querida”.

(empresario): “Se nos va una parte representativa de Albacete, como buena persona y como gran torero; yo tuve la suerte de ser vecino de él y era una persona magnífica, amigable, cariñosa, muy humana, entrañable”.

(presidente de ): “Tuve la suerte de que la última vez que estuvo en La Ventas fue para presentarme mi libro en y yo creo que se va un grande del toreo pero, sobre todo, un ser humano descomunal con una categoría humana impresionante y considero que debe servir de ejemplo para el futuro, como esos albaceteños que nos han dado una categoría mundial y han paseado el nombre de Albacete como ninguno; no es una pérdida irreparable sólo para el mundo del toreo, sino también para la ciudad: solamente hay que ver el trabajo que hizo para Asprona, su lucha, su entrega, su generosidad… muchos podían haber aprendido del gesto de Dámaso; sólo queda decir que Dios lo acoja en el ruedo del cielo y gracias de parte de todo Albacete”.

(Alcalde de Albacete): “La pérdida es irreparable en toda su extensión; se va una gran persona, un buen hombre que encarnaba los valores que encarna la sociedad albaceteña porque fue, es y será un ejemplo a seguir no sólo en los ruedos sino para con los ciudadanos, sobre todo con los más necesitados. Para mí fue un Maestro, siempre aprendí y siempre aprenderemos poniendo en alto todos y cada uno de los valores en todo lo que hacía en la vida”.

(presidente de la Diputación de Albacete): “Creo que es una gran pérdida; se nos ha ido un Maestro en lo que al arte de la Tauromaquia se refiere pero, sobre todo, se nos ha ido un gran hombre que ha estado siempre al lado de las causas sociales de Albacete y su provincia, siempre junto a los que más lo necesitaban y siempre llevando el nombre de Albacete por todo el mundo; es una gran pena y hoy queremos estar aquí para acompañar a su familia y darle ese abrazo de parte de toda la provincia de Albacete porque Dámaso era un poco de todos”.

(secretario de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades de España): “Era un gran embajador de Albacete, nos quedamos ‘huérfanos’ todos, y tenemos que salir adelante y tener en mente que Dámaso nos ayudó mucho y nosotros por tanto tenemos que llevarlo presente en nuestros corazones porque se nos ha ido un grande del toreo pero, sobre todo, una grandísima persona y un gran amigo”.