Amante de la cocina saludable, Adolfo Muñoz participaba en el I Congreso de Gastronomía de Castilla-La Mancha en Albacete, centrando su clase magistral en la salud, los costos y las formas de elaborar ciertos platos de un modo más delicioso.

“El mensaje que quiero transmitir es que cualquier materia prima se puede cocinar de un modo saludable”, añadía. El objetivo que Adolfo Muñoz persigue cuando se pone delante de los fogones no es otro que llevar a los platos el menor colesterol posible.

Entre los motivos que le han llevado a decantarse por una cocina saludable, Adolfo Muñoz señalaba que “debemos de protegernos nosotros mismos e intentar comer mejor cada día. Si entendemos que el alimento que necesitamos es justo, podemos comer de todo sin abusar de nada, permitiendo algún exceso un día determinado pero no todos los días”. En definitiva, para Adolfo Muñoz, “la cocina no es para llenarte, sino para degustarla”.

Hace tan sólo 15 días, el Consejo de Ministros ha decidido conceder a Adolfo Muñoz la Medalla de Oro al Mérito Turístico Gastronómico. Un galardón que ha recibido con gran orgullo y satisfacción, animándole a seguir trabajando en la misma línea. “Esta medalla va dedicada a mi mujer y mis hijos”, añadía.

En su etapa como bodeguero, Adolfo Muñoz destaca por ser el propietario de uno de los cuatro vinos urbanos que existen en el mundo, ubicado en Toledo, bajo el nombre de Pago del Ama. Un vino que, según señalaba, “le gusta a todas las mujeres que lo han probado”.

Adolfo Muñoz valoraba muy positivamente la celebración de este I Congreso de Gastronomía regional señalando que se trata de una iniciativa novedosa y pionera, con ponentes de primera calidad, en la que “todos debemos colaborar en beneficio del futuro de nuestra tierra”.

Este cocinero toledano se caracteriza por ser un excelente embajador de la gastronomía castellano-manchega fuera de nuestras fronteras, destacando su etapa en Japón donde abrió dos restaurantes con un claro caracter español.