El escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, recoge que los hechos ocurrieron sobre las 19.00 horas del 27 de julio de 2015, en un supermercado de Albacete.

El acusado trató de apoderarse de un carro del establecimiento y una de las empleadas, que se percató, intentó impedírselo. Éste la insultó, llamándole “hija de puta”, y le lanzó el carro con fuerza, golpeándole en la barriga. A continuación, cogió primero una barra de hierro y luego una sartén, y empezó a propinar golpes.

Cuando llegaron los agentes de policía, avisados por el personal del supermercado, el acusado empezó a escupirles, se negó a facilitarles la documentación y cogió una caja metálica que intentó lanzar contra uno de los policías.

Fue detenido y durante el traslado a las dependencias policiales estuvo escupiendo dentro del coche y golpeando la mampara. Ya en la jefatura, siguió escupiendo a los policías y llegó a abalanzarse sobre uno de ellos, por lo que tuvo que ser inmovilizado.

Como consecuencia de la agresión, la empleada del supermercado sufrió varias lesiones en la mano izquierda, hemitórax izquierdo y tobillo izquierdo, de las que tardó en curar cuatro días.